Una edificación similar al hórreo de madera en Asturias que también fabricamos en nuestra empresa son las paneras, que son antiguas construcciones rurales que se sustentan por más de cuatro pilares (también llamados pegollos) y que sirven fundamentalmente para almacenar el cereal.

Las paneras son tan similares a los hórreos que hay que acudir a los detalles o consultar a los expertos de la Carpintería Alfonso para conocer sus diferencias. Hay quien considera que la principal distinción entre las paneras y los hórreos es que las primeras tienen mucha más capacidad, pero a nivel estructural también hay diferencias importantes, como por ejemplo, el número de pilares. Mientras los hórreos son cuatro en todos los casos, en las paneras son seis o más.

Pero es en el tejado donde encontramos posiblemente la mayor diferencia entre el hórreo de madera en Asturias y las paneras, ya que los primeros tienen tejados a cuatro aguas que se unen en un punto superior, mientras que las paneras tienen tejados con caballete, es decir, una cumbre en horizontal. Además, los hórreos están considerados como unas edificaciones más simples en su perímetro, mientras que las paneras puede decirse que son una evolución más ornamental, contando en algunos casos con un corredor y con una balaustrada.

De hecho, históricamente la panera es una variante posterior en varios siglos, pero su función era y sigue siendo la misma en los entornos más rurales: evitar la humedad del grano y aislar a los roedores del producto, siendo la mejor y única forma de conservación de los alimentos caseros en estos entornos sin más medios que la madera.