Como expertos en suelos de madera en Asturias sabemos que, siendo un material tan antiguo como el tiempo, la madera ha sabido responder a las exigencias de la modernidad mejor que cualquier otro. De hecho, la tarima flotante no es otra cosa que el resultado de la evolución del clásico parqué hacia una estructura más práctica y confortable.

Si consultas a cualquier profesional de los suelos de madera en Asturias, seguro que coinciden en un beneficio clave de estas superficies: la versatilidad. Esto significa que verás multiplicadas las posibilidades estéticas de tu casa ya que, no solo podrás elegir entre distintas maderas y tonalidades, sino también la disposición que quieres que tengan sus piezas sobre el suelo.

Otra baza importante que debes apreciar es, frente al engorroso montaje del parqué, su rápida y sencilla instalación (esto se debe al actual sistema de machihembrado, con el que se consigue un encaje perfecto de las láminas y ese aspecto pulido y uniforme que lucen siempre este tipo de espacios). Además, tomando las debidas precauciones, puedes colocar tarima flotante casi sobre cualquier elemento.

Por otro lado, la capa superior de estos suelos dificulta la absorción de la suciedad, lo que te facilitará notablemente su higiene y mantenimiento. Solo necesitarás un aspirador, una fregona y un limpiador para suelos (con lo que te evitas tener que aplicar, frecuentemente, ceras y productos especiales).

Si a todo esto le sumas su más que razonable precio y sus virtudes ecológicas (requiere menos madera que el parqué y en su instalación apenas se consume agua o electricidad), el resultado es una superficie sostenible, duradera e ideal para plasmar cualquier gusto decorativo.

Y no olvides contar con maderas de primera calidad y manos expertas en trabajarlas, como las de los profesionales que formamos Carpintería Alfonso. Visítanos y asegúrate un suelo sobre el que poder pisar y vivir toda tu vida.